Irene Montero reivindica derechos LGTBI y recuerda a los que ya no están

“Toca volver a salir a la calle a decir ‘no a la guerra”, invocó, estableciendo una clara vinculación con las manifestaciones contra la Guerra de Irak.

Política 07/06/2024 Redacción Redacción
A1-1410177863-1
Irene Montero al micrófono en el mitin, con Ione Belarra detrás | Foto de Servimedia

La cabeza de lista de Podemos a las elecciones europeas, Irene Montero, reivindicó este viernes con orgullo el “pensamiento Disney” que algunos rivales le reprocharon ayer en el debate en RTVE por su defensa del pacifismo a ultranza, y lo hizo justificando que ese idealismo “es el que mueve el mundo”.

Lo hizo para poner fin al acto de cierre de campaña de Podemos, en la Plaza de Pedro Zerolo, en el barrio de Chueca, ante unas 500 personas, con un discurso en el que no dejó pasar el emplazamiento para recordar a todas las personas LGTBI que durante décadas tuvieron que ir por la calle “con la cabeza gacha”, y en especial a “todas las que ya no están o que han decidido irse”.

Su preámbulo de agradecimientos, en el que destacó que Podemos es “un equipo” y que “yo soy porque somos”, tuvo una referencia especial a la secretaria general del partido, Ione Belarra, que le precedió en el uso de la palabra y de quien dijo, entre otras muchas cosas, que en estos “años muy difíciles” siempre ha tenido “una palabra de aliento” y “una mirada larga” y que no conoce “una persona más valiente en el mundo” que ella. La aludida, sentada detrás de la oradora, apenas podía contener las lágrimas.

El contenido propiamente político lo comenzó afirmando que “la tarea más urgente es parar el genocidio en Palestina”, y en este sentido recriminó, en una expresiva sucesión: “No me puedo creer, me parece insoportable política, ética, humanamente, que un ministro del Gobierno de mi país diga que somos neutrales entre los genocidas y un pueblo masacrado. España no es neutral, ministro Albares, España está con el pueblo palestino; España está en contra de un estado terrorista genocida, que es el Estado de Israel. España no es neutral y su Gobierno tampoco debería serlo”.

A las habituales críticas de Podemos a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, por haber elogiado a Noruega por tener tantos refugios antiaéreos, hoy Montero añadió al Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, por haber dicho que “a veces para tener mantequilla hace falta tener cañones”, una expresión que ella dijo que “terminaron usando los nazis”.

Uniendo a ambos en el “consenso belicista” que pretende presentar la guerra como “inevitable”, aunque una sea del Partido Popular y otra del PSOS, Montero les contestó que es precisamente la guerra la que está provocando la inflación y la dependencia energética, además de llevar mucho dolor a Ucrania y Rusia.

"NO A LA GUERRA"

“Toca volver a salir a la calle a decir ‘no a la guerra”, invocó, estableciendo una clara vinculación con las manifestaciones contra la Guerra de Irak. Y aquí es cuando reivindicó abiertamente ese “pensamiento Disney” que le reprocharon en el debate. “Pues eso es lo que mueve el mundo”, aseguró. “Los pueblos que se atreven a soñar, las gentes, sí, idealistas, y con mucho orgullo, que sabemos que, si el mundo es injusto, hay que cambiarlo. Que sabemos que otro mundo es posible, que, cuando nos dicen que así es la vida, decimos que no”.

“Yo me niego a resignarme porque, si el mundo es injusto, si el mundo es cruel, si el mundo es desigual, si las cosas no funcionan, hay que cambiarlas. Me da igual si es más o menos difícil”, arreció de nuevo poco después. “Y, si caemos, nos volvemos a levantar hasta ganar, porque de eso va la vida: de no aceptar que así son las cosas”. Por eso, insistió en su enfoque de que el domingo “el voto tiene que representar principios éticos, convicciones profundas”, y lo condensó en una cita final de la cantante Mercedes Sosa: “Pido a Dios que lo injusto, que la guerra, no me sea indiferente; que la reseca muerte no me encuentre vacía y sola sin haber hecho lo suficiente.

El ex secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, arrancó el acto presentando la Marinaleda gobernada por Ignacio Sánchez Gordillo, donde él estuvo ayer, como “un ejemplo ético”, el que da “la izquierda cuando es de verdad”, y afirmó que “el mayor patrimonio de este partido es la ética”.

Seguidamente evocó los precedentes de anarquistas, socialistas, sufragistas, luchadores antifranquistas, de quienes “no bajaron las banderas cuando perdieron las batallas culturales de la Transición”, el pueblo catalán y el vasco que dijeron no a la OTAN, el movimiento LGTBI, el movimiento estudiantil que acampa por Palestina y de las dirigentes de Podemos. “Ésa es nuestra patria”, proclamó, y llamó a llenar el domingo las urnas “de ética” y “de dignidad”, coreando el verso de Rafael Alberti musicado por Paco Ibáñez: “A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar”.

OTROS MIEMBROS DE LA CANDIDATURA

El exlíder de Podemos dio paso a “la furia trans” de Mar Cambrollé, número 6 de la candidatura, quien proclamó que, tras mucho tiempo en que la sociedad tenía una deuda con el movimiento LGTBI, ahora éste lo tiene con Irene Montero, de forma que sus derechos “se escriben con tinta morada y con la valentía de Irene Montero”. Y pidió convertir esa deuda y “furia trans” en votos a Podemos el domingo.

El secretario de Antirracismos de Podemos y número 5 de la lista, Serigne Mbayé, pidió completar el gran trabajo de campaña llenando las urnas de “dignidad”, “valentía” y “entusiasmo”, los mismos valores que impiden a gente como él venir a España a pedir delante de una iglesia o un supermercado. Finalmente, advirtió de que “cuando le tocan a una, nos tocan a todos”, una alusión habitual de Podemos a la lucha de Montero contra la supuesta “violencia política” que se empleó contra ella.

La secretaria de Acción Institucional del partido, María Teresa Pérez, que ocupa el cuarto lugar de la candidatura, quiso “desmontar la hipocresía” del PSOE al sumarse al procedimiento abierto contra Israel en el Tribunal Internacional de Justicia pero sin tomar parte, y al presentarse como freno a la extrema derecha sin tomar ninguna medida contra el ‘lawfare’ ni los medios de comunicación. “La extrema derecha avanza cuando la izquierda está acobardada”, sentenció.

Pérez y el secretario de Organización de la formación, portavoz de su Ejecutiva y número 3 de la lista, Pablo Fernández, fueron los primeros en exigir lucha por el Sahara Occidental. Él, tras levantar al auditorio con los sucesivos agradecimientos a sus compañeros de mitin, incluido Iglesias, “el militante más leal”, describió a Podemos como “mucho más que un partido” y “un proyecto de vida y de dignidad”. “Podemos es hacer ruido porque el silencio es cómplice de los poderosos, es luchar por un mundo mejor”, sintetizó.

La también portavoz de la Ejecutiva de Podemos y número 2, Isa Serra, hizo bandera de la apuesta desde el principio del partido por la paz en Ucrania y Gaza, frente al “pensamiento sumiso” y el consenso belicista que mostraron otros candidatos en el debate de anoche en RTVE (citó en concreto al cabeza de lista de Ciudadanos, Jordi Cañas), y llamó a decir en las urnas el domingo, como hace años, “no a la guerra” y “no a la impunidad de Estados Unidos”, y “levantar a la izquierda transformadora”, asegurando que “aquí empieza todo”.

(SERVIMEDIA)

Sigue nuestras noticias

Te puede interesar

Lo más visto

Suscríbete a nuestro Boletín para recibir periódicamente las novedades en tu email