Vibra Argentina 2024 se despidió de Málaga a todo rock con Las Pelotas y Virus

Dos banda icónicas de la década de los 80’s Virus y de los 90’s Las Pelotas, dejaron al público en su mayoría argentino alucinado, para un final perfecto del Festival en Málaga.

Cultura 09/06/2024 Verónica Janowicz Verónica Janowicz
IMG_20240609_133052
Fotos: Leandro Nuñez

VIBRA Argentina 2024 es un festival de música argentina que se realiza en distintas ciudades de España y que comenzó el 31 de mayo en Barcelona y Madrid. Ese día y el 1 de junio se vivieron dos días de música en simultáneo, con ocho bandas que tocaron en directo, en estadios llenos y haciendo vibrar a todos. Los Pericos, Miss Bolivia, Ulises Bueno, Karina, Damas Gratis, Virus, Las Pelotas y Los Auténticos Decadentes dieron sus shows en ambas ciudades. Las bandas que tocaron el primer día en Barcelona se dirigieron el segundo a Madrid y viceversa. Luego los mismos artistas dieron sideshows durante toda la semana en otras cinco ciudades: Alicante, Valencia, Mallorca, Bilbao y Málaga.

El sábado 8 de junio fue la despedida del VIBRA Argentina 2024 en Málaga y los conciertos que cerraron el gran evento fueron los de Virus y Las Pelotas.

VIRUS Y SUS HITS INOLVIDABLES

Todo comenzó con Virus, una banda de rock y pop que nació en La ciudad de La Plata, Buenos Aires, hace 44 años  y que tuvo un papel fundamental en la corriente new wave de la década de los 80.  Los seis integrantes de la banda ingresaron al escenario de Sala Paris 15, puntuales a la hora anunciada; y decidieron comenzar más auténticos que nunca con “Sin disfraz” una de las mejores canciones, que lidera el disco creado en 1985 y que lleva el mismo nombre. 

Luego llegó “Tomo lo que encuentro”, “Ausencia”, ”Me puedo programar” y el memorable “Imágenes Paganas”, para alucinar a todos.

En un instante Marcelo Moura, la voz principal del grupo, preguntó si la mayoría del público presente era argentino y ante la respuesta positiva de la mayoría de la gente, consultó cómo se vivía en Málaga. La esperada reacción de los espectadores, hizo que entre canción y canción, el cantante vuelva a sacar el tema y hasta a pedir que si alguna persona había hecho mucho dinero, lo invite a vivir a esta ciudad. También haciendo alusión a las continuas crisis que se viven en su país, exclamó:  “hicieron bien en irse” y lo repitió con voz más pronunciada, por si alguien no lo había escuchado. Pero lo escucharon, rostros duros y ojos vidriosos, no dejaron ninguna duda de que lo escucharon. 

_DSC0111_020

El cantante Marcelo Moura. Fotos: Leandro Nuñez

Los integrantes actuales de Virus son:  Marcelo Moura en voz, Julio Moura en voz y guitarra, Mario Serra en batería, Patricio Fontana en teclados, Ariel Naon en bajo y Agustín Ferro en guitarra. La banda  surgió con un estilo de música que sentó precedentes mezclando rock clásico con pop y música electrónica, sumándole letras divertidas y melodías pegadizas que proponían alegría en tiempos tristes. Jorge Moura, el hermano mayor de Federico, Julio y Marcelo fue secuestrado en época de Dictadura y nunca volvió a aparecer; y más adelante, en 1988,  Federico quién era la voz y líder del grupo, fallece por VIH.

En un momento, al mejor estilo de sus shows de 40 años atrás, un virtuoso solo de batería de Mario Serra, se acaparó al público, y a partir de ahí la fiesta fue total con  “Amor descartable”, “El probador”, “Hay que salir del agujero interior” y para rematar el inolvidable “Pronta entrega”. 

_DSC0042_019_023

Julio Moura en voz y guitarra. Fotos: Leandro Nuñez

El concierto de Virus en Paris 15, se compuso íntegramente de todos su hits, presentando en la primera parte su faceta más calma y sofisticada, y guardando para el final los éxitos más bailables y pegadizos, lo que hizo que la mayor alegría, frescura y vitalidad llegue en la segunda parte donde todos terminaron bailando el enérgico “Wadu Wadu”.   “¡Gracias por tantos años con nosotros!”, agradeció Marcelo, y como la gente no los dejaban ir, hubo doble bis: “Una luna de miel en la mano” y “Carolina”. Virus cumplió con su música y el público lejos de su tierra, lo festejó desde el recuerdo.

EL ROCK INMENSAMENTE PURO Y ARRASADOR DE LAS PELOTAS 

Luego de hora y cuarto de concierto llegó la hora de Las Pelotas y empezó a caer más gente al baile. Sus seguidores de toda la vida, llegaron con camisetas de la banda y banderas argentinas.

Las Pelotas surgió de la disolución de SUMO tras la muerte del cantante Luca Prodan en 1988, grupo que cambió el curso del Rock Nacional en los 80’s y se convirtió en indiscutido referente del rock argentino. Los integrantes se dividieron y unos formaron Las Pelotas  y otros, el grupo Divididos.

La banda se destacó por su capacidad de entrelazar el rock más puro con melodías plagadas de sutiles arreglos y letras que describen con poesía la realidad social de los años 90’s, dejando en claro la orgullosa descendencia de ese mito llamado SUMO que trascendió fronteras, del cual fueron parte.

_DSC0309_021_025

El cantante Germán Daffunchio. Fotos: Leandro Nuñez

La voz del grupo, Germán Daffunchio, llegó al escenario de manera arrolladora con “Qué podés dar” y estalló la fiesta. Después llegó “Tormenta”, “Ya no estás” y el célebre “Víctimas del cielo”, que dejó a todos flotando en el recuerdo. En un momento bajó del escenario y se puso a cantar con su gente, “Personalmente”, el tema que quedó en la historia de su álbum “Despierta” creado en 2009. Pero como se había posicionado en un costado, para ser justo con todo su público, volvió a repetir ese instante único, del otro lado del escenario, con la misma canción y el mismo momento íntimo e inolvidable.  

Durante todo el concierto la banda deambuló por canciones clásicas de todos sus álbumes que sobrevolaron constantemente por decenas de años de una historia marcada por distintos momentos musicales. “Cómo se curan”, “No me acompañes”, “Cerca de las Nubes”, “Ya lo sabes”, “Es clara”, “Cuando podrás” y “Será”, provocaron un vertiginoso viaje al pasado y el público lo sintió y demostró ese sentimiento con aplausos.

Daffunchio, agradeció y contó que iba a estar 3 días visitando la bella Málaga, por lo que  pidió consejos para su estadía. Después siguió regalando un poco de reggae con “Transparente” y rock puro lleno de fuerza a través de “Si supieras”, “Hawaii”, “Hasta el fondo”, “Bombachitas” y “Sueños” ,para que todos canten y bailen con energía y unos cuantos se sumen al ritual del pogo. 

_DSC0385_022_026

Germán Daffunchio cantando con el público. Fotos: Leandro Nuñez

La actuación de Alejandro Gómez Ferrero en todas sus facetas pero sobre todo con la trompeta al frente, sobresalió como acostumbra. También Gabriela Martínez, que tuvo grandes momentos con el bajo; y no se puede dejar de nombrar el gran laburo del tecladista Sebastián Schachtel, de Gustavo Jove en la batería, de Tomás Sussmann como primera guitarra y Gaspar Daffunchio (hijo de Germán), con la de apoyo.

“Shine”y “Capitán”, llegaron para el final y completaron la lista de clásicos. Pero la banda no quería irse y así lo confirmaba el cantante cada vez que terminaba un nuevo tema y veía que desataba en su gente una inigualable euforia de celebración. Pero todo debe terminar y nada mejor para ese final que regalar dos himnos de SUMO que dejaron a todos hipnotizados: “Mañana en el Abasto” y “El ojo blindado”, para un bis que no se necesitó pedir y que surgió de un Daffuncio pletórico y emocionado, por haber logrado trasladar la efusividad de grandes estadios, a esta sala de argentinos que por un instante volvieron con la magia de la música, a su país. 

Sigue nuestras noticias

Te puede interesar

Lo más visto

Suscríbete a nuestro Boletín para recibir periódicamente las novedades en tu email