El subsidio por desempleo no es una paguita, sino un derecho, afirma ministra de Trabajo

Incrementa la cuantía en el primer año, aumenta los colectivos protegidos y permite la compatibilidad entre la prestación por desempleo y la vuelta laboral

Política 08/05/2024 Redacción Redacción
A1-1410154764-1
Sindicatos Acto de firma del acuerdo de la reforma del subsidio por desempleo este miércoles | Foto de UGT
  • Incrementa la cuantía en el primer año, aumenta los colectivos protegidos y permite la compatibilidad entre la prestación por desempleo y la vuelta al mundo laboral
  • Mantiene la sobrecotización para mayores de 52 años que exigía Podemos para respaldar el texto

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, respectivamente, firmaron este miércoles un acuerdo para reformar el subsidio por desempleo tras una compleja negociación de la que finalmente se ha descolgado la CEOE. Díaz celebró el pacto bilateral y advirtió “claramente” de que esta ayuda “no es una paguita, sino un derecho”.

El apoyo de los sindicatos llegó a primera hora de este miércoles, después de que ayer las direcciones de CCOO y UGT estuvieran analizando la reforma durante toda la jornada. En principio, fuentes sindicales trasladaron que la decisión llegaría este mismo martes, pero al estar revisando detalles con el Ministerio de Trabajo, el ‘sí’ se retrasó unas horas.

La reforma del subsidio fue aprobada en diciembre vía real decreto pero el Congreso la tumbó en enero con el voto en contra de Podemos, PP y Vox. Los ‘morados’ alegaron que contenía un “recorte” en la pensión futura de los desempleados mayores de 52 años y, tras no ser convalidado, Yolanda Díaz abrió una negociación con los agentes sociales para tratar de pactar el texto con sindicatos y patronal.

Con los primeros lo consigue, pero no con la parte empresarial. No obstante, la reforma del subsidio es un hito del Plan de Recuperación ligado al cuarto desembolso de los fondos europeos, a un plazo que España no pudo cumplir y que hizo que la Comisión Europea haya tenido que ampliar dos meses dicho período.

PUNTO Y APARTE

Pese a esta falta de acuerdo tripartito, Díaz agradeció a todas las partes sus aportaciones, incluida la patronal, de quien dijo que ha sido “muy activa” haciendo propuestas de mejora. Explicó que ha sido “clave” para la compatibilidad entre la prestación y el empleo o para la creación de un subsidio para víctimas de violencia machista.

Calificó la reforma del subsidio de “profundamente feminista” y añadió que “hoy presentamos un acuerdo que marca un punto y aparte en la protección social de las personas desempleadas, que son las que más lo necesitan”.

La vicepresidenta resaltó que este miércoles se cumplen 104 años de la creación del primer Ministerio de Trabajo en España y celebró que “no hay mejor manera de soplar las velas que con un acuerdo de diálogo social”. En su opinión, el diálogo social en España “sigue a pleno rendimiento” y sigue “dando frutos en España”.

“La gente nos quiere solucionando sus problemas. Nos quiere gobernando más y mejor”, prosiguió Díaz, quien sentenció que mientras el Ejecutivo aborda estas cuestiones “enfrente hay la nada”, en alusión al PP y Vox.

Asimismo, argumentó que el subsidio “no es una paguita, sino un derecho” y puso como ejemplo que el 80% de quienes lo cobran no agotan la ayuda y vuelven antes al mercado laboral. “A pesar de la nada que tenemos enfrente, España es hoy mejor”, apuntaló.

SATISFECHOS

Por su parte, Unai Sordo mostró su “satisfacción” por la firma de este acuerdo, mientras Álvarez apuntó que están “muy satisfechos”. Coincidieron en que hay puntos de mejora pero que es un “gran acuerdo”, por lo que Sordo pidió a las fuerzas políticas que hagan posible su aprobación en el Congreso.

Como aspecto crítico, Álvarez y Sordo pidieron reformular el Iprem y, mientras eso sucede, que se revalorice. Además, Álvarez puso en valor que la reforma del subsidio es bueno para trabajadores y empresas, que “van a poder contar con personas formadas para acceder a un puesto de trabajo” que incluso “van a poder compatibilizar” su prestación con la vuelta al empleo.

Mientras, Sordo afirmó que la reforma del subsidio es un hito para seguir los fondos europeos que van a contribuir a potenciar la transición ecológica y digital, lo que ayudará a conseguir el objetivo del pleno empleo. “No hay disociación entre creación de empleo y medidas de protección social”, apostilló el líder de CCOO.

Por su parte, CEOE y Cepyme, que no se sumaron a este pacto, expresaron vía comunicado su sospecha de que tras la firma del acuerdo sobre la reforma del subsidio por desempleo entre Yolanda Díaz y los sindicatos hay “estrategia política” ante las elecciones catalanas de este domingo y lamentaron que no ha habido una “verdadera negociación” en el seno del diálogo social.

Además, las patronales indicaron que “esta propuesta carece de memoria económica, algo de especial gravedad en un momento en el que los Presupuestos Generales del Estado se encuentran prorrogados y dado el impacto económico de las medidas recogidas en el documento”.

SUBE LA CUANTÍA

La reforma del subsidio establece que la cuantía, vinculada al Indicador Público de Efectos de Rentas Múltiples (Iprem), será del 95% (570 euros mensuales) los seis primeros meses; del 90% los seis meses siguientes y el 80% el resto del período, es decir, los 480 euros actuales.

Eso sí, esta subida del primer año de percepción se aplicaría a los nuevos reconocimientos de este subsidio, no a los anteriores. Igualmente, se mantiene el subsidio para mayores de 52 años en su cuantía del 80% del Iprem.

Para los mayores de 52 años, en la actualidad existe una sobrecotización basada en el 125% del salario mínimo interprofesional (SMI). La reforma que planteó el Gobierno incluía mejoras como la ampliación de colectivos protegidos y el aumento de las cuantías de la ayuda, pero contenía una reducción paulatina de ese 25% extra del SMI.

El Ministerio lo justificó porque ya no tenía tanto sentido ante la subida de más del 50% que ha experimentado el SMI en España. Pero Podemos tildó la medida de “recorte” y, en medio de un aumento de la tensión con Sumar, sirvió para que los ‘morados’ unieran sus cinco votos clave a los del PP y Vox.

Ahora, la cotización permanece “sin cambios” con respecto a su regulación actual, lo que los sindicatos valoran positivamente, ya que habían reclamado una “doble condición” para respaldar el texto. Estas eran que hubiera “negociación” y que contara el texto “con garantías” de salir adelante en el trámite parlamentario, según explicó CCOO.

Como novedades tras la fase de negociación, el texto incorpora un subsidio específico para víctimas de violencia machista y la compatibilidad entre la prestación contributiva del desempleo y la vuelta al mercado laboral. Ello se haría desde el mes número 13 de cobro de la prestación, con el fin de que sirva de “incentivo” a las personas que llevan más tiempo paradas para arriesgarse a regresar al mercado laboral. Además, incluirá también un subsidio para emigrantes retornados a España.

También contiene como novedad que quienes tuvieron empleos a tiempo parcial puedan cobrar el subsidio íntegro, ya que lo contrario castiga especialmente a las mujeres, pues son ellas las que más están ocupadas en trabajos a jornada no completa.

MES DE ESPERA

Por otra parte, se elimina el mes de espera para acompañar de una manera más eficaz la transición a los subsidios sin vacíos en la cobertura en un momento delicado de la vida laboral de las personas trabajadoras.

También podrán acceder colectivos que carecían previamente de esta cobertura como las personas menores de 45 años sin cargas familiares o las personas trabajadoras eventuales agrarias.

(SERVIMEDIA)

Sigue nuestras noticias

Te puede interesar

Lo más visto

Suscríbete a nuestro Boletín para recibir periódicamente las novedades en tu email